El País

Cae hasta 90% vacunación vs VPH; prevé repunte de contagios

Los años más duros de la pandemia, 2020 y 2021, trajeron un retraso en la aplicación de dosis de vacunas contra el VPH, lo que coloca a niñas y adolescentes en una situación más vulnerable.


Los bajos niveles de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) durante la pandemia por COVID-19 provocarán un repunte en la transmisión de este virus —causante del cáncer cervicouterino—, prevén especialistas. Esto, en un contexto en el que ocho de cada 10 personas lo adquirirán en algún momento de la vida.

Durante el primer año de la pandemia, la vacunación contra el VPH disminuyó en al menos un 40% en relación con 2019, mientras que para 2021 la baja rebasó el 90%, de acuerdo con los datos abiertos sobre aplicación de vacunas de la Secretaría de Salud federal.

Aunque durante 2022 las campañas de vacunación contra este virus adquirieron un mayor impulso, y se anunció la aplicación de poco más de 600 mil vacunas entre noviembre y diciembre, esto no será suficiente para que las niñas y adolescentes que debían ser vacunadas antes de iniciar su vida sexual puedan estar protegidas.

“Los recursos se acabaron en el sentido de que la gente no iba a tomarse los estudios, no se pudo vacunar por la pandemia en todo el mundo, se suspendió la revisión, el papanicolaou, las pruebas PCR, se suspendió la revisión de pacientes que tuvieran síntomas… Entonces, viene un repunte, un repunte de mujeres enfermas, mujeres con infección (de VPH) y mujeres con cáncer cervicouterino”, alertó Ricardo Lúa-Alvarado, especialista en ginecología y obstetricia.

De acuerdo con la OMS, a nivel mundial tras los años más críticos de la pandemia, 2020 y 2021, se perdió más de una cuarta parte de la vacunación contra VPH que se había alcanzado en 2019; hoy, la cobertura es solo del 15% a nivel global. Aunque inicialmente se esperaba una recuperación en 2021, la vacunación cayó a un nivel más bajo. Ese año, México se ubicó en el lugar 27 en la cobertura de la vacuna en la región de las Américas.

Ante este escenario, la posibilidad de detectar oportunamente los efectos del virus se encuentra en las revisiones anuales y las pruebas de detección temprana del cáncer cervicouterino. Al mismo tiempo, es indispensable generar mayor información en torno al cáncer ocasionado por el VPH, así como en relación con una educación sexual y una cultura de la prevención y el autocuidado, lo que incluye chequeos generales y visitas periódicas al ginecólogo.