El País

Incrementan mecanismos para el robo de datos de tarjetas de crédito


A medida que avanza la tecnología también incrementan los mecanismos de los ciberdelincuentes para robar información de los consumidores, sobre todo de las tarjetas de crédito. Desde el tradicional robo de identidad, secuestro de información o incluso por medio de redes de internet públicas, los hackers ahora pueden tener acceso a los datos confidenciales de las personas y utilizar sus recursos, refirió la empresa ESET.

Los fraudes y los robos de identidad están a la orden del día en México. Según Fortinet, tan solo en el primer trimestre del año, México sufrió más de 80 mil millones de intentos de ciberataques, mientras que la firma Silikn estima que en el primer semestre las amenazas por internet ascendieron a 85 mil millones.

“Los estafadores podrían usar los datos —de las tarjetas— para comprar artículos de lujo para su posterior venta, o para comprar tarjetas de regalo a granel, que es otra forma popular de lavar fondos obtenidos ilícitamente. Los administradores de la tienda clandestina más grande del mundo se retiraron recientemente después de ganar cerca de 358 millones de dólares”, dijo Camilo Gutiérrez Amaya, jefe del laboratorio de investigación de ESET Latinoamérica.

De acuerdo con ESET, una de las técnicas más utilizadas por los ciberdelincuentes actualmente para robar información de las tarjetas es el pishing, que es cuando se hacen pasar por una entidad financiera por medio de una llamada o un correo y les solicitan ingresar sus datos con el fin de renovar datos o cancelar compras que no hicieron.

“El máximo histórico en este tipo de casos se tuvo en el primer trimestre de este año y algo similar ocurrió en 2021”, dijo la firma.

Pero el pishing ha evolucionado hasta pasar a ser un mensaje de texto en donde un ciberdelincuente se hace pasar por una empresa de entrega de paquetería, por ejemplo, una agencia o una organización y los orillan a otorgar los datos de sus tarjetas de crédito.