El País

Sedena, la nueva mayor empresa del Estado

El presidente López Obrador entregó a la Defensa un conglomerado de empresas que administrará una inversión de más de 300 mil millones de pesos; tardarían al menos 17 años en recuperar el monto


Desde el pueblo de San Miguel Xaltocan en el Estado de México, Antonio Sánchez, señala la escultura ecuestre del general Felipe Ángeles, colocada en el principal acceso al nuevo aeropuerto internacional bautizado en honor a este héroe de la Revolución Mexicana.

El monumento de bronce fundido de 10 metros de altura y 20 toneladas, costó unos 20 millones de pesos. “Esa cosa ya se terminó, y nosotros, una cosa tan sencilla, una escuela primaria, todavía no la terminan, ¿qué más le puede decir uno de todo esto?”, dice molesto el poblador.

Una barda enorme divide los terrenos del AIFA, inaugurado en marzo pasado, de esta comunidad de origen nahua. Los pobladores creyeron en uno de los proyectos estrella del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, tanto que donaron parte de sus terrenos ejidales. Pero eso ya quedó en el pasado. Los militares, dicen varios habitantes, se han encargado de desencantarlos.

Primero como propietarios del aeropuerto, al incumplirles la promesa de que la calidad de vida de su comunidad mejoraría. Después reprimiendo las protestas del pueblo para que cumplieran su palabra. El 27 de mayo, un grupo de 30 manifestantes se enfrentaron con piedras a miembros de la policía militar.

Desde que López Obrador asumió el poder, las Fuerzas Armadas no solo han aumentado su presencia en las calles, también han emprendido una nueva misión: convertirse en empresarios exitosos.