El País

Quadri incurrió en violencia política de género, dictamina el TEPJF


La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó esta tarde que el diputado federal Gabriel Quadri (PAN) sí incurrió en violencia política en razón de género, al publicar en su cuenta de Twitter mensajes ofensivos contra las mujeres trans y la diputada trans Salma Luévano (Morena).

Y si bien los magistrados ratificaron el criterio de la Sala Especializada del TEPJF de ordenar dar vista a la Contraloría Interna de la Cámara de Diputados, inscribir a Quadri en el catálogo de sujetos sancionados y registrarlo en la lista de personas sancionadas por violencia política en razón de género, no fue sentenciado a la “pérdida del modo honesto de vivir”.

La base de este último punto es que el diputado, al momento, no ha sido reincidente en la conducta.

Lo anterior se concluyó con base en los proyectos aprobados por mayoría de cinco magistrados contra dos.

En el primero se estableció:

“Las publicaciones denunciadas sí constituyen violencia política en razón de género y no pueden considerarse protegidas por la inviolabilidad parlamentaria ni por la libertad de expresión ya que se actualizaron los elementos de la infracción.

“Las publicaciones no se dieron en el ejercicio de funciones parlamentarias y se utilizó un lenguaje discriminatorio”, se indica en el proyecto elaborado por el magistrado presidente Reyes Rodríguez.

La Sala Superior avaló también las medidas de reparación del daño, aunque precisó que la Especializada no declaró la pérdida del modo honesto de vivir de Quadri y que la inscripción en el catálogo referida sólo es una medida de reparación.

Unicamente le corrigió la sentencia a la Especializada en cuanto a que no le correspondía señalar el tiempo en que el diputado infractor estará en el registro nacional de personas sancionadas por violencia política en razón de género, pero a la vez, de oficio, la Sala Superior le ordena “asumir la competencia para determinar el plazo durante el cual el recurrente debe permanecer en el registro nacional de personas sancionadas por violencia política de género”.