Estatales

Pide Morena crear la Comisión Especial para el regreso seguro a clases presenciales


El diputado de Morena, Benjamín Carrera pidió crear la Comisión Especial para evaluar y propiciar las condiciones mínimas para el regreso seguro a clases presenciales en el estado de Chihuahua.

En este contexto, expresó que la decisión de volver a abrir las escuelas debe incluir la consideración de los siguientes beneficios:
a. Los estudiantes podrán completar sus estudios y pasar al siguiente nivel;
b. Los servicios esenciales, el acceso a la nutrición y el bienestar infantil, como la prevención de la violencia contra los niños;
c. El bienestar social y psicológico;
d. El acceso a información fiable sobre cómo protegerse a sí mismos y a los demás;
e. La reducción del riesgo de abandono escolar;
f. Los beneficios para la sociedad, como permitir que los padres trabajen.

Lo anterior, dado que se debe proteger a los docentes y al personal académico, administrativo y los estudiantes que corren un alto riesgo debido a su edad o condiciones médicas, mediante planes para cubrir a los maestros ausentes y continuar con la educación a distancia para apoyar a los estudiantes que no puedan acudir a la escuela.

Por ello, convocó a la sociedad civil, organizaciones de padres de familia, profesores, directivos y autoridades educativas de todos los niveles de gobierno para que aseguren un regreso gradual y ordenado a las escuelas de la entidad.

En otras cosas, definió que las instituciones educativas tendrán que contar con la capacidad y el entrenamiento para establecer procedimientos si los estudiantes o el personal se enferman e instaurar cierres parciales o completos de las instalaciones, de ser necesario. Deberán tener la capacidad de realizar una evaluación de riesgos para los docentes y otros empleados para emprender las acciones adecuadas para apoyarlos.

A su vez, dijo, requieren orientación y procedimientos eficaces para controlar la salud de los estudiantes y del personal, mantener contacto periódico con las autoridades de salud locales y actualizar los planes de emergencia y las listas de contactos. Cuando los estudiantes ingresen a las instalaciones, deberá tomárseles la temperatura; los infectados serán aislados y atendidos por personal médico especializado, sin estigmatizarlos. Por su parte, podría requerirse someter a pruebas a los docentes antes de reabrir las instalaciones.