Estatales

Salvaguarda de la lengua materna, una forma de inclusión social


En el marco del Día Internacional de la Lengua Materna proclamado por la UNESCO en 1999, cada 21 de febrero se pone de manifiesto que el conocimiento, valoración y salvaguarda de las lenguas es una forma de fomentar la inclusión social.



El antropólogo Gustavo Palacios Flores, jefe de la Unidad Regional de Culturas Populares de Chihuahua, explica la importancia de trabajar permanentemente en su rescate y promoción: “Las lenguas no solamente son expresiones orales y escritas, sino que son sistemas de pensamiento que expresan formas de vida y simbolizan una manera de apropiarse e interpretar al mundo. Cuando una de ellas muere, se pierde parte de la diversidad cultural y la creatividad humana”.



En Chihuahua existen cuatro lenguas originarias, pero también hay presencia de 45 lenguas migrantes como el mixteco (1,500 hablantes) y el náhuatl (1,286); en el caso del guarijó, apenas se cuenta con 887 hablantes, y 389 del pima. Estos datos muestran la transformación de la geografía lingüística del estado y la necesidad de su reconocimiento: “uno no puede valorar y respetar lo que no conoce, y desafortunadamente en Chihuahua existe un gran desconocimiento, lo que genera prácticas discriminatorias”, apunta el antropólogo.



Por ello, agrega, la importancia del uso cotidiano de las lenguas para su sobrevivencia: “Es importante reconocer esta diversidad y construir una mejor relación con la naturaleza y los pueblos originarios que tienen mucho que enseñarnos y nosotros mucho qué aprender de ellos. Estamos juntos en el planeta y la discriminación y marginación que desafortunadamente aún padecen debe comenzar a revertirse. Seamos más sensibles.”