Enrédate

Hombre llora a su gato muerto


Trapito, el gato al que "sólo le hacía falta escribir porque hablaba", según ha descrito el popular comunicador en Instagram al animal que yacía muerto en una camilla del veterinario. Pipi tiene 123 mil seguidores en el Insta. Suele utilizar la red social para lucir abdominales, rutinas de ejercicios o como muro literario en el que desaguar su optimismo, quién sabe si terminará ganando el premio Espasa, hasta este martes, que se ha teñido de luto por el gaticidio.

"No sé qué ha pasado. De repente... Se cayó a la terraza de abajo. Y... Lo cogí", solloza Pipi Estrada sobre el cadáver caliente de Trapito en la capilla ardiente improvisada de la clínica veterinaria. Quién sabe dónde gastó Trapito las otras seis vidas, pero lo cierto es que no superó la fatal caída. "No ha podido superar el momento", confirma el dueño, agotado, rendido y tristísimo ante el cuerpo inerte de su compañero. "Ha sido siempre un gato muy bueno".


Sin embargo, en un momento determinado, Pipi abandona el estoicismo de los primeros segundos y se abalanza sobre el gato para besar su cuerpecillo ya sin vida. "Te quiero", le dice.

"Las mascotas son lo mejor que tenemos en la vida", acuña otro lema en la fatalidad. Las lágrimas de Pipi Estrada son reales. El vídeo ha conseguido casi 12.000 reproducciones en una hora. Después, lo ha borrado. Y los mensajes de ánimo se han sucedido para consolar y apoyar a un hombre destrozado sobre la camilla en la que yace ´Trapito´. Por ejemplo, para Efren Reyero, ex tronista, sus palabras están cargadas de razón. "Lo siento, hermano. Son parte de la familia y se sienten igual."


Por un momento, Pipi ve una ventana abierta a la esperanza e intenta colarse. "¿Está vivo?", pregunta al veterinario, el inesperado realizador del documental dramático. "No", responde el especialista. "Digo que no había cortado todavía el vídeo". La realidad es insoportable.