El País

Piden ayuda para rescatar a la Cruz Roja en NL


La Cruz Roja de Nuevo León atraviesa una situación complicada. Tiene un déficit de alrededor de 40 millones de pesos, redujo su personal administrativo, las donaciones fueron en picada y de no levantarlas el segundo semestre será más difícil.

Carlos Fernández, Delegado Estatal de la institución, explicó en entrevista para ABC Noticias que de los 110 millones de pesos anuales que requieren para operar solamente han recaudado un poco más de 45 millones.

Lo anterior ha provocado un reajuste del 35 por ciento en el presupuesto por lo que la meta de recaudación se fijó en 85 millones de pesos. Por el reajuste en el presupuesto se tuvo que prescindir de los servicios de casi 100 empleados, la mayoría de puestos administrativos y personal de las diferentes bases que tiene la Cruz Roja en el estado.

"En cuanto a recaudación nos ha ido bastante mal, una de las fuentes principales de recursos son los eventos masivos, pero fueron suspendidos por la pandemia desde marzo.

Además, la colecta anual está pospuesta mientras no pase esta situación. "Tenemos un déficit importante de 30 a 40 millones de pesos para este año.

"El primer semestre más o menos salimos tablas, pero de aquí para adelante se nos viene la época difícil porque ya captamos los recursos que provienen de instituciones de gobierno y privadas", indicó.

Pese al déficit de recursos que presenta la Cruz Roja, la capacidad operativa se mantiene funcionando al cien por ciento. Las 60 ambulancias, 8 bases de socorro en la zona metropolitana y otras 5 en la periferia continúan dando servicio de emergencia, explicó Fernández.

Sin embargo, los servicios médicos que se brindan en las bases de Apodaca, Guadalupe, Escobedo y San Nicolás, tuvieron que ser suspendidos de manera temporal y actualmente solo opera el área de emergencia.