Opinión

Caja Negra



No se trata simplemente de denuncias, se trata de una realidad que se vive a diario y que está colapsando la estabilidad social de este país; la pérdida de empleo formal y la creciente economía ilegal generará en breve un caos en México.

Según las estadísticas nacionales, en lo que va del año se han perdido 289 mil 665 empleos, esto representa la peor situación laboran en muchos años; de hecho, la comparativa indica que en 2018 se generaron 774 mil empleos, que, si bien no era una cifra muy prometedora, las proyecciones observaban un buen ritmo.

Sin embargo, este año apenas se generaron 648 mil empleos, lo que representa una caída muy drástica en los empleos que existían, y, además, no hubo generación en absoluto.

El Instituto Mexicano del Seguro Social, relata que la condición además de ser precaria, es preocupante, porque al haber contracción laboral, se frena la economía y el flujo de dinero ocasiona crisis en las viviendas.

--

Esta estadística ya generó un conflicto político, como era de esperarse; las crisis son tiempos de oportunidad para quien sabe aprovecharlos, sin embargo, el problema es que la gente ya no confía ni en Morena, que era la promesa del cambio.

Dicen que, en los estados gobernados por el PAN, se generaron el 38% de los empleos de este año, Morena apenas consiguió generar el 22%; el PRI logró generar en los estados que gobierna el 19%; Movimiento Ciudadano un 10%, los Independientes un 10%, el PRD un 2% y el PES, un 0.4%.

El problema es que se pelean por ver quien generó más empleos en la peor caída laboral que ha tenido México en los últimos años, y no asumen su responsabilidad grupal para ver cómo sacarnos de este bache.

Y así sucesivamente, tendremos a los partidos políticos rondando por nuestras casas, trabajos, oficinas, vehículos, y por cualquier medio posible, para decirnos que el gobierno en turno está mal, y que todos los demás, tienen la fórmula para acabar con estos problemas, aunque eso, sea una mentira.

--

El que está a punto de convertirse en un recuerdo es el coordinador del grupo edilicio de Morena en el Cabildo capitalino, Sebastián Torres, pues de plano ya es descarada su falta de compromiso y el cumplimiento de sus responsabilidades.

De hecho, dicen que Morena está activo por el trabajo realizado por Rubén Castañeda, que es en verdad quien se preocupa por dirimir los conflictos políticos y lograr acuerdos, además de ser el que en verdad participa en las reuniones de comisiones, en los acercamientos con otros grupos políticos y hasta en mejorar la relación con el gabinete.

Es fácil corroborar esto, las listas de asistencia a las comisiones muestran el raquítico desempeño del regidor Sebastián Torres, que se volvió el Attolini chihuahuense porque está a favor de nada y en contra de todo.

Él es el regidor más joven que hay, y por ende el más joven en coordinar una fracción edilicia; sin embargo, queda más que demostrado que le quedó grande el cargo, y no es por otra cosa, sino por su falta de seriedad y compromiso.

--

Es más, dicen que la regidora Catalina Bustillos, que, aunque de origen fue electa por el Partido Encuentro Social, tiene más puntos en Morena que el mismo Sebastián Torres, y el que lo dude, nada más que se acuerde del 2 al 8 de noviembre cuando le encomendaron el despacho de la alcaldía, ante la ausencia de Maru Campos.

Por cierto, Rubén Castañeda se entiende mejor con ella, o con cualquier otro regidor, que, con su propio coordinador, será porque para entablar un diálogo, ambas partes deben saber, aunque sea poquito del tema.

--

Hablando de malas noticias, al que están por regañar en estos días es a Roberto Lara Rocha, Presidente de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, pues tiene el peor desorden jamás visto en las calles de la ciudad de Chihuahua.

Roberto Lara figura como una de las piezas claves dentro de la difícil negociación panista para seleccionar candidato a alcalde en 2021, pero con todo el desorden que tiene, no es muy factible que la gente vote por él.

Basta con observar cualquier calle de la capital, para corroborar lo aquí escrito, en muchas colonias se están realizando obras de alcantarillado y agua potable, hasta ahí muy bien, el problema es que ninguno de los trabajos que comienzan, lo terminan.

Es decir, las calles están con tremendos hoyos, con fugas de agua, con azolve vertido en el asfalto, y hasta con maquinaria obstruyendo la circulación; nadie sabe si están remodelando la tubería, sólo hay enojo porque por todos lados dejan obras sin concluir.

Así que quizá, el Pony Lara esté perdiendo puntos en vez de ganarlos, pero esto, se sabrá en breve.

--

El que de plano despreció la sesión Solemne que se hizo en la localidad de Pascual Orozco, municipio de Guerrero, fue el diputado panista y ex presidente del Congreso, Jesús Villarreal Macías.

Villarrreal sostiene que es una burla que haya cambiado la sede de la sesión Solemne, esa sesión en donde se convoca al gobernador del Estado, al Presidente del Tribunal Superior de Justicia y al pleno del poder legislativo, para conmemorar esa épica fecha en el calendario nacional; el inicio de la Revolución Mexicana.

Para él, la Revolución Mexicana inició en Cuchillo Parado, en Coyame del Sotol, ahí donde nació y murió el General Toribio Ortega; no en Pascual Orozco, donde por capricho del ahora presidente del Congreso del Estado, se llevaron el evento.

Es cierto, en eso tiene razón, Guerrero son las tierras de René Frías, y más parece un capricho que un acto justiciero de la historia nacional.

--

Por cierto, fue más que obvio el enojo de algunos diputados por ese cambio a la historia, tanto que el pasado 12 de noviembre se trasladaron a Cuchillo Parado para conmemorar aquel 14 de noviembre de 1910, cuando comenzaba la hazaña revolucionaria.

Dentro de los asistentes estaba Jesús Villarreal, pero también fueron los panistas Georgina Bujanda, Fernando Álvarez y Patricia Jurado; además de Benjamín Carrera y Ana Estrada, éstos últimos de Morena.

Entendible o no, las formas de cambiar drásticamente la historia, fueron erróneas.






Así las cosas…

TWITTER

FACEBOOK