Opinión

Caja Negra



En las vísperas de navidad la tensión entre los militantes de Morena crece a pasos agigantados, la realidad está superando la ficción que crearon para llegar al poder, y al parecer, se les están acabando las excusas para salir diariamente ante los mexicanos y decir que las cosas están mal por los malos gobernantes que ha tenido este país, peo que en algún momento mejorarán.

Ya lo dicen connotados analistas, no es lo mismo ser cantinero que borracho; es fácil juzgar cuando se es oposición, es fácil criticar lo que otros hacen mal, pero cuando se enfrenta a las críticas y los juicios, las cosas son diferentes.

Justo eso es lo que ya refleja abiertamente Morena, y más con sus enfrentamientos sistemáticos, muestran una rebelión, primero contra su dirigente, que aunque sea interina, no deja de ser la que lleva las riendas de ese instituto; Yeidckol Polevnski dejará de ser dirigente de Morena por un auténtico golpe de estado, sus correligionarios no la quieren ahí y no confían en ella.

Luego se aproxima el nombramiento de Rosario Piedra como titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en donde ahora hasta entre ellos mismos hay desconfianza por lo burdo que se actuó, por haberse burlado de la institución que ellos mismos representan, con aplastante mayoría, por cierto.

Y finalmente, vino el paquete de leyes presupuestales, esas sí que ocasionaron la división política interna más fuerte que hayan sufrido.

No hay control en la bancada, es obvio. Mario Delgado perdió el control ante el fanatismo lopezobradorista que pregona, tanto que pidió a los diputados, no solo de Morena, sino del PT, PES y Movimiento Ciudadano, firmar un documento en el que aceptan dar un apoyo solidario e incondicional al Presidente con el Presupuesto de Egresos 2020.

Algunos diputados rompieron el documento y salieron de la reunión, otros sólo pidieron omitir sus nombres por vergüenza al escarnio público.

Esto no muestra más que un servilismo y abdicación, como ellos mismos lo señalan, pero que se convierte en una herramienta peligrosa que debe ser frenada.

--

La cosa política en este país sí que está mal, la radiografía lo indica: la Cámara de Diputados está tomada, lo mismo ocurre en la Cámara de Senadores, es decir, las dos tribunas de discusión más importantes del país, se encuentran obstruidas por conflictos políticos.

Pero también están tomados el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la Secretaría de Educación Pública; además, hay una irritación social muy fuerte, el autoritarismo se asoma de forma descarada y esto ha ocasionado un estancamiento económico que ni el mismo Secretario de Hacienda Arturo Herrera, tiene idea de cómo solucionar.

Y eso no lo entiende la clase política, no lo entiende ni Morena, ni el PAN, ni el PRI, ni los demás partidos políticos, no lo entienden, al contrario, su deseo de no asumir la responsabilidad, nos pone en desventaja, pero eso sí, en breve, nos van a pedir el voto.

--

Vaya descalabro que sufrió la expo venta Canaco este fin de semana, el nuevo modelo implementado por Edibray Gómez resultó muy ambicioso pero poco efectivo, quizá ante la premura con la que se hizo, pero el saldo es innegable, fueron pocos los beneficios obtenidos.

Políticamente Edibray salió muy bien librado, logró lo que pocos han hecho, exponer su colmillo en jauja y demostró que su poder de convocatoria es inmejorable; pero para el comerciante el resultado fue bajo.

En esta expo no se permitió el ingreso de nadie ajeno a la Cámara, esto dejo una expo con gaseras entregando imanes para el refrigerador, concursos de canto, venta de café y pastel, la exhibición de un vehículo nuevo, un par de guardias de seguridad, y la exposición de productos ajenos a la época navideña, ajenos a lo que la gente busca en esta época del año; ajenos incluso a lo que la gente puede comprar con el raquítico aguinaldo que recibe.

Pero, insisto, en lo político se vio bien, el gobernador Javier Corral por fin fue a esta expo, hizo un acuerdo comercial con la sección de jóvenes empresarios de Canaco para que fueran proveedores de gobierno del estado, vendiendo carne seca, pero nada más.

También estuvieron los ex presidentes Maurilio Ochoa, que obviamente habló bien de la Cámara y de Edibray; es más, hasta Carlos Fierro se apersonó y dio unas cuantas palabras de apoyo a la expo.

Pero, como el meme, se tenía que decir, y se dijo; este año, Cocentro acaparó el dinero del Buen Fin.

--

El que anda muy nervioso es el diputado Luis Aguilar, anda nervioso porque ahora sí ya le entró la intención de ser alcalde, quiere representar a su municipio desde la primera posición, la que hoy ocupa Arturo Zubía.

En su familia la política es importante, su padre fue diputado en dos ocasiones; y su tío Crisóstomo Aguilar fue alcalde de Camargo, aunque por el PRI; por eso ahora él quiere ser alcalde.

Y anda nervioso, porque, primero, Arturo Zubía tiene muchos conflictos en el pueblo, la marca PAN está perdiendo empatía su principal bastión que era la zona centro sur y sur del estado, y segundo, porque en su partido no hay definiciones entre los grupos, y mucho menos negociación exitosa por parte de la dirigencia estatal.

Pero de que está emocionado, no hay duda; ahora quiere aumentar sus reuniones, sus visitas al distrito, particularmente a Camargo, pero además dar resultados, que es ahí donde está lo interesante.






Así las cosas…

TWITTER

FACEBOOK