El Mundo

Religiosa se gradúa en el Vaticano con una tesis sobre los abusos sexuales de curas a monjas


“Hubo abusos sistemáticos que se mantuvieron en silencio. En distintos países, a lo largo de los años. Nadie hizo nada”. El entrecomillado pertenece a la tesis defendida por Makamtine Lembo la semana pasada ante un tribunal de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, que depende del vaticano. La monja togolesa se ha convertido en la primera experta en dedicar su tesis doctoral a los abusos sexuales a monjas por parte de sacerdotes.

Lembo, miembro del equipo de investigación del Centro por la Protección de Menores de la Universidad Gregoriana, logró la Summa Cum Laude con su investigación, que se basa en el relato de nueve monjas abusadas por sacerdotes en cinco países del África subsahariana. El abuso, el silencio, la culpabilidad, embarazos, abortos. Las experiencias narradas por estas religiosas son de tal intensidad que algunas cuentan incluso que llegaron a intentar suicidarse.

Los ataques sexuales tienen como telón de fondo el abuso de poder de una institución en la que las mujeres –mayoría en la Iglesia– no forman parte del núcleo de decisiones. Así, las religiosas quedan relegadas al servicio del sacerdote u obispo del lugar. Son criadas y, en casos extremos –como los que relata Lembo– esclavas sexuales.