Voz en Red | Nuestra Noticia es Chihuahua

El País

Se jubilarán dos perros de seguridad del INE después de 10 años de trabajo

 



Después de casi 10 años de servicio ininterrumpidos, Nick y Clío, dos de los tres ejemplares que integran la Unidad Canina del Instituto Nacional Electoral (INE) se despiden de esta institución, a la cual han servido de manera incondicional para resguardar la seguridad de los trabajadores y visitantes.

El otro ejemplar canino, Roy, que es el rudo de la unidad, sin ser agresivo, se convertirá en breve en el decano de esta unidad, pues a más tardar en 2019 llegarán los nuevos elementos caninos que ocuparán los lugares de Nick y Clío, y se informó que se analiza si serán dados en adopción.

Además, se planea ampliar esta unidad con dos perros más, para atender las necesidades de prevención y resguardo en otro edificio del INE que se encuentra en la delegación de Tlalpan, que debido a las necesidades de operación se han trasladado a ese sitio unidades técnicas especializadas del INE.

Ellos son tres pastores belgas malinois, que empiezan su jornada laboral desde antes de las 8 de la mañana, y se encargan de detectar, en las puertas de entrada del INE, posibles artículos nocivos, sobre todo explosivos, pues tienen capacidad para detectar 11 aromas.

Terminan su labor a las ocho de la noche, por la mañana, antes de las siete, sus entrenadores o manejadores, se encargan de llevarlos a que realicen sus necesidades, los limpian, y les dan de desayunar. Alrededor de las 13:00 horas, los llevan a las instalaciones donde viven, las cuales están perfectamente acondicionadas para que estén cómodos, y descansan un rato.

Luego realizan recorridos por los cuatro edificios que integran la sede del INE, para volver a incorporarse, por la tarde-noche, al acceso a la sede de este organismo autónomo, donde olfatean por día 400 artículos como bolsas, mochilas, sobres y paquetes entre otros.

Después, en los recorridos que hacen por las instalaciones revisan los automóviles y las motocicletas estacionadas, en total al año los semovientes, que es la manera correcta de nombrar a estos perros especializados, en este caso en detectar aromas, revisan unos cien mil artículos, y al día unos 35 vehículos entre motos y camionetas.

Raúl Almaguer, jefe de la Unidad Canida del INE, destacó que estos canes tienen un olfato muy fino, pues por ejemplo un ser humano tiene cerca de 100 células que desarrollan el sentido del olfato, mientras que los perros 100 mil.

Debido a ello un perro es capaz de oler cien mil veces más que el ser humano, por ejemplo, una persona, en una panadería detecta el olor del producto terminado y señala que se trata de un pastel o de un bolillo; mientras que los perros además de eso, huelen cada uno de los ingredientes.

Comentó que los semovientes realizan un óptimo trabajo y que se compaginan muy bien con sus entrenadores o manejadores, que son con los que hacen el binomio, y ellos son: Rogelio Trujillo, Omar Manuel López Luna, y él, y llegaron capacitados ya con una capacidad para detectar 5 aromas y en el INE se realizan operativos para continuar su entrenamiento.

Aquí es como si llegaran de la prepa a la Universidad, llegan capacitados, pero aquí se hacen operativos para continuar su entrenamiento y ahora detectan hasta 11 aromas diferentes de explosivos, dijo.

Los elementos caninos llegan al instituto con conocimiento de idiomas, pues los entrenan y obedecen mandos en inglés, francés y español. Que es el caso de Clío, que obedece comandos en francés.

Fernando Alejandro Martínez Badillo, coordinador de Seguridad y Protección Civil del INE, explica que la Unidad Canina se creó en el 2009, cuando el presidente del entonces Instituto Federal Electoral (IFE), Leonardo Valdés Zurita, decidió crearla para apoyar las labores de seguridad y prevenir e inhibir la posible llegada de objetos extraños al interior del instituto.

El INE requiere un nivel de seguridad importante, en 2009 se crea la Unidad Canina del INE, tenemos tres ejemplares, son de la raza pastor belga malinois, en conjunto con tres manejadores que tenemos, que es personal con mucha experiencia, que tiene conocimientos en materia de medicina veterinaria, y en prácticas de policía Federal y Marina, formamos los binomios caninos.

Explicó que la principal labor, además de los recorridos, son las tareas de olfatación en los bultos y en todas las cosas que ingresan al instituto, y para ello, el semoviente debe de tener un entrenamiento específico.


TWITTER

FACEBOOK