Voz en Red | Nuestra Noticia es Chihuahua

El Mundo

Inunda "Florence" costas de Carolina

 



Azotada por vientos de 150 km/h y fuertes lluvias, la costa este de Estados Unidos enfrenta los embates del huracán "Florence", que promete inundaciones catastróficas y serios daños.

Pese a su degradación a categoría 1 en la escala de 5 de Saffir-Simpson, el huracán es muy peligroso, advirtió el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

El ciclón se encontraba a 95 kilómetros de Wilmington, en Carolina del Norte, y se desplazaba a 9 km/h, agregó el NHC, que volvió a advertir sobre la posibilidad de "inundaciones extremadamente peligrosas".

En este estado de la costa atlántica, unos 88 mil hogares ya se encontraban sin energía eléctrica, según la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

La ciudad portuaria de Wilmington sufría fuertes ráfagas de viento, aunque la lluvia había disminuido un poco.

Pero Brock Long, director de la FEMA, instó a no bajar la guardia "sólo porque la velocidad del viento bajó, la intensidad de la tormenta bajó a dos".

En tanto, Steve Goldstein, director de la agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), advirtió que "se producirá un aumento del nivel del agua de 1.8 a 2.7 metros".

Según Goldstein, se espera que "Florence" toque tierra en los estados de Carolina del Norte y del Sur "en algún momento del viernes en la tarde, del viernes por la noche o del sábado".

Los vientos también ya se sentían en la localidad de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, que estaba prácticamente desierta. "Yo me sentía bien hasta que me desperté esta mañana y vi que era una ciudad desierta", contó un residente que dijo que se refugiaría en Charlotte, tierra adentro.

Según el Servicio Nacional de Meteorologia, unos 4.9 millones de personas sufrirán precipitaciones de más de 250 mm en los cinco próximos días.

"Habrá daños de infraestructura, y cortes de energía que podrían durar días o incluso semanas", agregó Long.

Se suman

Los voluntarios que se organizaron tras las inundaciones de Louisiana, en 2016, viajaron para atender a las posibles víctimas de Florence, que ya se sentía ayer prometiendo marejadas vertiginosas.


TWITTER

FACEBOOK