Voz en Red | Nuestra Noticia es Chihuahua

El País

Un sismo como el del 19S podría volver a sacudir a la Ciudad de México, alerta estudio

 



Seis meses han pasado desde que un sismo de magnitud 7.1 sacudió a la Ciudad de México. Al menos 40 edificios colapsaron y más de 300 personas murieron. Pero los recuerdos aún están frescos: hay estructuras dañadas en muchas de las colonias de la ciudad, con fachadas que se desmoronan un poco más cada día.

Tanto así, que después de la moderada sacudida ocasionada por el sismo de Oaxaca del 16 de febrero, los hospitales reportaron crisis nerviosas.

De igual forma, los sismólogos continuamos estudiando el sismo del 19 de septiembre, tratando de comprender qué fue lo que sucedió bajo la tierra. Nuestro reciente artículo en Geophysical Research Letters expone algunos de nuestros descubrimientos.

Desde que ocurrió el sismo hemos estado analizando datos de las redes nacionales de instrumentos sísmicos y de GPS de alta calidad distribuidos a lo largo del país y que midieron con detalle la sacudida. Queríamos saber qué fue lo que ocasionó el terremoto y si, en el futuro, es posible que ocurra uno similar, quizás más cerca aun de la capital del país y sus 20 millones de habitantes.

LA PRECARIA SUPERFICIE DEL PLANETA

En el centro de México, la gente está habituada a los terremotos. Desde 1980, al menos 40 sismos han sido lo suficientemente grandes para ser percibidos por la población. El sismo de 2017 ocurrió en el 32 aniversario del terremoto que, en 1985 y con magnitud de 8.1, produjo la muerte de al menos 10 mil personas en la Ciudad de México.

La catástrofe del 85 marcó a una generación completa de mexicanos, incluidos nosotros, que entonces éramos sólo unos niños.

Ahora, como sismólogos, hemos descubierto que el sismo de 2017, llamado de Puebla-Morelos, es fundamentalmente distinto al del 85. De hecho, es diferente a la mayoría de los sismos grandes que ocurren en el país. Estos suceden típicamente frente a las costas del Pacífico mexicano donde chocan dos placas tectónicas.

El terremoto de Puebla-Morelos ocurrió, no en la costa, sino tierra adentro en el estado de Puebla, a tan sólo 100 km al sur de la Ciudad de México. Desde 1920, sólo cinco sismos con características similares han ocurrido en el país.

CÓMO OCURREN LOS SISMOS

Alrededor del mundo, la mayoría de los grandes sismos ocurren a lo largo de las precarias intersecciones de la corteza del planeta. Es allí donde chocan dos placas tectónicas, deslizándose una bajo la otra. Estas placas son las lozas rocosas que forman la capa externa del planeta.

A estas partes del planeta las llamamos zonas de subducción y son responsables de los sismos mas grandes jamás ocurridos, como los que a veces ocurren en lugares como Alaska, Japón, Chile e Indonesia

En casi todas las zonas de subducción, después de que una placa se desliza bajo la otra, sigue una trayectoria diagonal hacia las profundidades del manto terrestre.

Pero no en México. Aquí, el choque inicial entre placas, que ocurre frente a las costas del Pacífico, ocurre de forma normal, la placa subducida al principio desciende de forma diagonal.

Sin embargo, justo después, debajo del país, la placa subducida, que está compuesta de rocas densas y pesadas, cambia de trayectoria. Se dobla hacia arriba, emplazándose de forma horizontal debajo de la otra placa. Esta configuración tan peculiar continúa así por unos 200 km más tierra adentro.

Es entonces cuando, 50 km bajo la tierra del estado de Puebla, un poco al sur de la Ciudad de México, la placa subducida de nuevo cambia de dirección. Se zambulle de forma repentina y casi vertical hacia el manto de la Tierra.


TWITTER

FACEBOOK