Estatales

Dieron de baja a pasantes que salieron de la zona serrana

 



Los jóvenes pasantes que prestaban su servicio social en las jurisdicciones de Cuauhtémoc y Gómez Farías desmientan que la Secretaría de Salud los haya reubicado en otro hospital, señalando que fueron dados de baja al momento en que salieron de los hospitales de Madera, Tejolocachi, Temósachic, Matachí, Ignacio Zaragoza y Namiquipa, y temen que no les den carta de liberación.

Los jóvenes pasantes relataron que cuando ocurrió la primera balacera, el pasado miércoles 18 de octubre, les ordenaron a todos los directores de los hospitales que los cerraran, y así se mantuvieron entre dos o tres días, hasta que pasara la emergencia de seguridad o "balaceras".

Ante esta situación, los pasantes decidieron seguir prestando el servicio social, ya que es una obligación para que ellos puedan recibir su cédula profesional, pero querían garantías de seguridad y no las tuvieron nunca, ya que, señalan, durante las noches, camionetas sospechosas, sin placas, ni rotuladas y muy polarizadas rondaban las casas donde ellos se hospedaban.

El miércoles en la madrugada, más de cuatro horas de balacera en la localidad de Gómez Farías, que culminó con el secuestro del doctor Juan Blas Godínez, fue el detonante para que los médicos pasantes se regresaran a sus casas y buscaran el apoyo de la Facultad de Medicina, porque temían volver a esos lugares.

Los estudiantes señalan que en la Secretaría de Salud, lejos de ayudarlos a reubicarse o buscar soluciones para ellos, ya que el doctor Luis Carlos Hinojos, director de la Facultad de Medicina, envió una carta al doctor Francisco César Rodríguez y Enríquez de Rivera, director de Calidad y Educación en Salud en Chihuahua, para reubicarlos, pero simplemente los dieron de baja, con el concepto de abandono de plaza, aún y cuando la vida de los jóvenes corría peligro.

Fuente: El Mexicano


TWITTER

FACEBOOK