El País

PGR ha investigado sólo a 5 gasolineras desde 2013

 



En medio del mayor número de tomas de combustible abiertas en la clandestinidad en el país, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), que depende de la Procuraduría General de la República (PGR), ha investigado sólo cinco gasolineras en todo el país desde 2013, arroja una consulta realizada por SinEmbargo a la Fiscalía mexicana.

El 24 de mayo pasado, Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad (CNS), anunció en conferencia de prensa una serie de acciones contra la red de gasolineras que se alimentan del mercado negro del huachicol.

La tarea del rastreo del menudeo de combustible robado estaría a cargo de distintas dependencias, entre ellas la Secretaría de Marina (Semar), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Policía Federal (PF) y la propia Procuraduría General de la República. Pero, datos de esta última dependencia –obtenidos por este diario digital vía el mecanismo de transparencia– revelan que, entre enero de 2013 y agosto de 2017, la SEIDO sólo ha investigado a cinco gasolineras por la posible compra-venta de combustible robado de las tuberías de Petróleos Mexicanos (Pemex).

La tarea del rastreo del menudeo de combustible robado estaría a cargo de distintas dependencias, entre ellas la Secretaría de Marina (Semar), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Policía Federal (PF) y la propia Procuraduría General de la República. Pero, datos de esta última dependencia –obtenidos por este diario digital vía el mecanismo de transparencia– revelan que, entre enero de 2013 y agosto de 2017, la SEIDO sólo ha investigado a cinco gasolineras por la posible compra-venta de combustible robado de las tuberías de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En 2014, por ejemplo, investigó a dos estaciones de servicio: una en Yucatán y la otra en Jalisco. Y luego, en 2017, tres más fueron sujetas a investigación en Guanajuato, Puebla y Estado de México.

México atraviesa una crisis sin precedentes en el robo de combustible. Datos de Pemex reportan que entre enero y agosto hubo 6 mil 734 tomas clandestinas.

"Este delito en específico requiere mucha colusión, desde la gente de Pemex, Hacienda [Secretaría de Hacienda y Crédito Público], policías locales. No es algo así, es algo mucho más complicado que la venta de droga porque esto acaba en un mercado legal", dijo el profesor Vidal Fernando Romero León, investigador de seguridad del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).
El repunte de este delito también ha quedado reflejado en las carpetas de investigación.

La PGR reportó en el primer semestre 3 mi 144 carpetas por el delito de sustracción de hidrocarburos, lo que representa el 83 por ciento del total del 2016, cuando se registraron 3 mil 762 carpetas.


TWITTER

FACEBOOK