El País

"La Gallera", el sitio donde "El Pozolero" disolvió 300 cuerpos

 



Han pasado ocho años desde el día en que las autoridades detuvieron a un hombre llamado Santiago Meza López. En ese entonces el gobierno del presidente Felipe Calderón se encargó de difundir que le decían El Pozolero, debido a había disuelto a unas 300 personas en sosa cáustica.

En el comunicado de la Procuraduría General de la República (PGR), dado a conocer el 25 de enero del 2009, presentaron a Meza López, como uno de los narcos más despiadados, y la descripción de los actos hacía presagiar que le caería una condena implacable. Casi una década después la realidad es muy distinta.

Información recabada por VICE News a través del poder Judicial de la Federación —encargado de imponer condenas en México— revela que hasta el momento Santiago Meza López aún no recibe una sentencia.

A ocho años las autoridades no han logrado recabar las pruebas suficientes para condenarlo, aunque se encuentra recluido en el penal de Almoloya de Juárez, en el Estado de México donde terminó la primaria y aprendió a escribir.

Como se lee en su expediente, a mediados del 2015, se decretó auto de formal prisión por los delitos de delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad.

Pero su abogado defensor ha logrado varios amparos que han sido aceptados por los jueces, retrasando la fecha para fijar una sentencia. Al parecer el gobierno de Felipe Calderón no tenía pruebas inmediatas contra Santiago Meza, como lo difundió a través de la PGR.


TWITTER

FACEBOOK